Ordenanza provisional para la reposición del muro de La Montaña (TF-333)

General Obras

Los Realejos crea una ordenanza específica para dar una solución legal al derrumbe del muro de La Montaña

 

Un informe de inestabilidad del 30 de octubre notificado al Ayuntamiento abrió la primera vía legal para cumplir con las exigencias del Cabildo

 

La Gerencia Municipal de Urbanismo inició el 12 de noviembre la exposición pública de la ordenanza para agilizar los trámites

 

Después de haber planteado hasta 6 alternativas diferentes desde el gobierno municipal en el marco de la legislación vigente para poder dar solución al derrumbe producido en el talud de la TF-333 a la altura de La Montaña entre sus puntos kilométricos 1,1 y 1,4, todas ellas rechazadas por el Cabildo de Tenerife, el alcalde de Los Realejos, Manuel Domínguez, y la concejala de Urbanismo, Laura Lima, dieron cuenta de la creación de una nueva ordenanza municipal provisional y específica que permitirá cumplir dentro de la ley con las exigencias del área insular de Carreteras.

 

“Este nuevo paso se produce tras haber sido notificados con un nuevo informe del 30 de octubre relativo a la inestabilidad del resto del muro colindante a la vía, un hecho que abre la puerta a que desde el Ayuntamiento de Los Realejos, tras analizar el expediente de manera detallada con técnicos municipales, se impulse la creación de una ordenanza específica que dará solución a todas y cada una de las condiciones impuestas por el Cabildo Insular para el retranqueo de tres metros y la pertinente creación de acera, motivo del retraso en esta obra”, expuso Manuel Domínguez.

 

El alcalde de Los Realejos detalló una cronología de todo este expediente “que ya ha cumplido un año” haciendo una previsión de, “si se cumplen los plazos estimados y no hay una nueva oposición del Cabildo de Tenerife”, estar en disposición de autorizar la reconstrucción de dicho muro aproximadamente a mediados de enero.

 

“Para agilizar los trámites, el pasado 12 de noviembre se inició la exposición pública del citado documento, que se aprobará inicialmente en un pleno extraordinario a celebrar el 30 de noviembre”, apuntó Laura Lima. “Tras la aprobación provisional y publicación en el boletín oficial correspondiente se iniciaría un nuevo plazo legal de exposición pública que la Gerencia Municipal de Urbanismo de Los Realejos justificará de urgencia para reducirlo a 15 días en lugar de 30”, prosiguió.

 

Esta ordenanza provisional se ha de remitir al área insular de Carreteras, como titular de la vía TF-333, al área insular de Medio Ambiente, al ser espacio natural protegido, y al área de Planificación Territorial del Gobierno de Canarias, al ser instrumento de ordenación, a la espera de sus informes. “Si todo va bien y esos informes llegan en tiempo y forma en esos 15 días hábiles, el 21 de diciembre ya tendríamos aprobada definitivamente la ordenanza y a mediados de enero de 2021 se podría conceder la licencia a los propietarios del muro de La Montaña con el retranqueo que exige el Cabildo y, lo más importante y que siempre hemos perseguido, dentro de la legalidad”, puntualizó Laura Lima.

 

Cabe recordar que tras el derribo acaecido en noviembre de 2019, en el mes de marzo de 2020 se iniciaba la obra por parte de la propiedad, con la correspondiente licencia municipal, que apenas días después fue paralizada unilateralmente por el área insular de Carreteras exigiendo el retranqueo. “Esta propuesta fue entonces y es a día de hoy contraria al Plan General de Ordenación del municipio de Los Realejos, por lo que el Ayuntamiento no ha podido darle salida legal hasta la fecha, planteando, eso sí, diversas alternativas en manos del Cabildo para salvar este escollo y que la obra, con la reposición del muro en el mismo sitio o más atrás se pudiera realizar, recibiendo una y otra vez su negativa”, indicó Manuel Domínguez.

 

Detalla el alcalde que “entre otras medidas se plantearon un convenio a tres partes liderado por el Cabildo junto a propiedad y Ayuntamiento que no quisieron, la redacción de las normas de conservación del espacio natural protegido en sus manos y que no han llevado a cabo, la declaración de interés público como vía de excepcionalidad para actuar de manera inmediata a la que se negaron, una medida provisional de contención del muro hasta la obra definitiva que tampoco han aceptado, o un juicio sin ánimos de revancha ni vencedores ni vencidos en el que un juez nos ordene a unos y otros a dar el paso necesario al que la justicia nos avalaría”.

 

Remarcó Manuel Domínguez que “no fue hasta el día del pleno ordinario del Cabildo de Tenerife de finales del pasado mes de octubre cuando, casualmente o no, aparece el informe al que hemos hecho referencia sobre inestabilidad del resto del muro, documento que nos ha habilitado para buscar una nueva alternativa, la séptima planteada desde este gobierno municipal, que entendemos que dará al fin luz verde legal a la concesión de la licencia en cuestión y la ansiada ejecución de la obra si no hay más piedras en el camino desde otras administraciones”.