Este 30 de julio, Lunes del Carmen

Cultura Fiestas General

Este Lunes del Carmen Los Realejos ofrece su bastón de mando de la villa a su Alcaldesa Honoraria y Perpetua

Desde 1985 el municipio venera así en una mañana de fervor popular y religioso a su imagen mariana más reconocida fuera de sus fronteras

El Santuario de Nuestra Señora del Carmen de Los Realejos custodia una preciada imagen de esta advocación originaria de la escuela escultórica genovesa de Antón María Maragliano de principios del siglo XVIII, que desde 1985 fue declarada Alcaldesa Honoraria y Perpetua de la villa. Desde entonces y como cada uno de los llamados ‘Lunes del Carmen’, este 30 de julio se celebrará la solemne función eucarística en que el alcalde, Manuel Domínguez, realiza la ofrenda e imposición del bastón de mando de la ciudad a la venerada talla.

La misa dará comienzo a las 11:00 horas y a continuación tendrá lugar la multitudinaria procesión por el recorrido de costumbre dentro del entorno de San Agustín. La Venerable Hermandad Cofradía de Nuestra Señora del Carmen acompañará al clero parroquial junto a representantes de otras hermandades y cofradías de la localidad, corporación municipal, autoridades civiles y militares de diversos estamentos y nuevamente al compás de la Sociedad Musical Filarmónica de Los Realejos.

Han confirmado ya su presencia la diputada nacional Ana Zurita, la senadora Isabel García Luis, diversos consejeros insulares del Cabildo de Tenerife, así como los alcaldes de las localidades vecinas Puerto de la Cruz y La Orotava, Lope Afonso y Francisco Linares, respectivamente, entre otras autoridades.

Manuel Domínguez reitera que “es éste uno de los días grandes de Los Realejos, donde sacamos a relucir el respeto y la devoción hacia Nuestra Señora del Carmen, una imagen que ha traspasado a lo largo de la historia las fronteras del fervor de un municipio para convertirse, por ejemplo, en faro y guía de los marinos de Puerto de la Cruz o de muchos fieles de todo el Valle de La Orotava y otros puntos de la isla y más allá, todo ello unido a convertirse en testimonio y objeto de estudio para expertos en arte y tesoros patrimoniales por la impecable factura de la talla”.