Adquisición de inmueble para centro interpretación histórica Realejo Bajo

General Turismo

El Ayuntamiento adquiere un inmueble para centro de interpretación del conjunto histórico de Realejo Bajo

Se tramita además la adquisición de parcelas sin edificar en la zona para un parque de dragos, según el prediagnóstico del Plan Especial de Patrimonio

 

Bajo la premisa de las indicaciones del estudio prediagnóstico del Plan Especial de Patrimonio del Conjunto Histórico de Realejo Bajo, el gobierno local de Los Realejos comienza a materializar el proyecto de ‘Centro de interpretación’ del citado entorno, que consistirá en la creación de una casa museo en la Calle La Acequia y un amplio parque de dragos en unas parcelas aledañas sin edificar, que garanticen además la no edificabilidad colindante a construcciones históricas en dicha zona del municipio.

 

La citada casa museo y parque histórico colindante tendrán como hilo conductor las referencias históricas de la zona vinculadas al hecho aborigen y a la Hacienda de los Príncipes, así como el posterior desarrollo socio cultural del entorno hasta nuestros días.

 

Explica el alcalde de Los Realejos, Manuel Domínguez, que “el primer paso ha sido la reciente adquisición del inmueble histórico de dos plantas de 298 metros cuadrados ubicado en Calle La Acequia esquina con Calle Toste, que será la edificación ya construida que albergue el futuro centro interpretativo del patrimonio histórico, así como sus terrenos colindantes sin edificar sumando una superficie total de 673 metros cuadrados que permitirán iniciar el desarrollo del parque y jardín de interpretación histórica del drago, mientras paralelamente se tramita la adquisición del referido espacio libre en dicha manzana urbana para dedicarla toda a zona verde”.

 

El coste de la adquisición ascendió a 140.375,26 euros, incluidos inmueble y solar anexo, contando con un informe previo de tasación por parte del arquitecto municipal de la Unidad de Proyectos y Obras del Ayuntamiento de Los Realejos y con la consiguiente tramitación de la operación por parte del área municipal de Contratación.

 

“Entre los objetivos principales de esta iniciativa transversal en términos de conservación patrimonial, proyección turística y promoción económica para la zona, está la de mantener la calidad del entorno histórico, evitar la creación de volumetrías de nueva edificación no acordes con el patrimonio arquitectónico centenario, preservar los entornos paisajísticos, ponerlos en valor y crear un área de esparcimiento respetuosa con todo ello e integrada en el conjunto”, detalla el alcalde de Los Realejos.

 

El citado estudio prediagnóstico del conjunto histórico de Realejo Bajo al que se alude y que ya abordaba estas premisas y recomendaciones para la conservación presente y futura del mismo fue encargado por el propio Ayuntamiento de Los Realejos y dirigido por el doctor y arquitecto sevillano Enrique Carvajal con el apoyo del arquitecto del Centro Internacional para la Conservación del Patrimonio (CICOP) José Luis Dólera.

 

La concejala de Turismo y de Patrimonio Histórico, Isabel Socorro, destaca “el propio hecho de la conservación patrimonial y su difusión a través de un museo o centro interpretativo, estando ubicado en un eje clave en conexión con otros puntos de especial interés histórico como la iglesia de Nuestra Señora de la Concepción, la ermita de San Sebastián, la Hacienda de Los Príncipes, la cercana presencia de los llamados Dragos Gemelos, el cementerio de San Francisco y su significativo drago, o los antiguos molinos de la calle del mismo nombre, cuya recuperación también se encuentra en fase de negociación”.

 

“Esta iniciativa va también en consonancia con distintas acciones promovidas desde la Concejalía de Turismo en los últimos años como la creación de distintas ‘Rutas con huella’, entre ellas una exclusivamente dedicada a los dragos del municipio y que daría protagonismo también a este nuevo lugar de referencia, así como otras relacionadas con edificaciones y haciendas de carácter patrimonial”, agrega Isabel Socorro.