Reducción de la contaminación del alumbrado exterior

Medio Ambiente

Los Realejos reduce a la mitad las emisiones de CO2 con el nuevo sistema de eficiencia energética del alumbrado.

Ya se han sustituido más de 2.500 luminarias por tecnología LED y 3.250 lámparas y equipos electrónicos por otros de bajo consumo

El alcalde de Los Realejos, Manuel Domínguez, ha hecho balance de los resultados logrados tras cumplirse el primer semestre de la puesta en marcha del proyecto de eficiencia energética en el alumbrado público del municipio. Destaca una reducción del 48% en las emisiones de dióxido de carbono (CO2) a la atmósfera pasando de las 2.225 toneladas emitidas al año, según indicaba la auditoría previa, a las 1.162 toneladas de media anual que se registran en los últimos estudios de principios de este mes de agosto.

Según Domínguez, “en el primer año de implantación del nuevo sistema energético hemos cumplido de sobra varios objetivos medioambientales marcados con este proyecto, que no son otros que materializar ese compromiso del Pacto de los Alcaldes a nivel europeo que adquirimos de cara a 2020”. El edil puntualiza que “hoy podemos decir que Los Realejos ya ha superado con creces y con una antelación de 5 años los parámetros de emisiones de CO2, pues el objetivo de la UE era su reducción global en un 20%”.

En este sentido el concejal de Medio Ambiente, Alexis Hernández, recalca que “Los Realejos ha hecho la tarea, pero estos datos positivos no son para conformarse y este equipo de gobierno seguirá trabajando en diversas líneas de acción para ir a la vanguardia en materia medioambiental y energética y siendo una referencia en diversas políticas de reducción de la contaminación y respeto por el entorno natural”.

“Los Realejos se ha comprometido así a cumplir previsiones normativas en cuanto a luminosidad y contaminación lumínica y a su vez mejorando todo el servicio de alumbrado en el municipio, tal cual demuestran las más de 2.500 luminarias ya sustituidas en lo que va de año por tecnología LED o las 3.250 lámparas y equipos electrógenos que han pasado a ser de bajo consumo”, afirma el alcalde.

Según los datos recabados, las 6.157 lámparas instaladas a lo largo y ancho del municipio que se contabilizaban en la auditoría previa de gestión del alumbrado público suponían 653 kilovatios de potencia. Con las nuevas luminarias la potencia instalada se ha reducido hasta los 428 kilovatios. En cuanto a la energía consumida, anteriormente se alcanzaban los 2.745 megavatios a la hora en el consumo anual, mientras que actualmente apenas se llega a 1.433 megavatios a la hora.

“En definitiva hemos logrado la renovación de los equipos y luminarias y un ahorro considerable no sólo del consumo energético y su correspondiente costo público, sino de la contaminación que generaba nuestro sistema de alumbrado exterior, tanto en emisiones de dióxido de carbono, como en contaminación lumínica del ambiente”, resume Domínguez.