Un cliente debe poder pagar un recibo en el banco sin horarios, según la Defensora del Pueblo

General

La Defensora del Pueblo, Soledad Becerril, considera que un cliente debe poder pagar un recibo en un banco siempre que la sucursal esté abierta y por ello ha recomendado al Banco de España y al Ministerio de Economía que impidan que las entidades establezcan un determinado horario para efectuar ingresos.

En su informe de actuaciones de 2012 presentado hoy, la Defensora del Pueblo incide en que muchas entidades financieras establecen un determinado horario y días especiales para efectuar ingresos, que es “muy restrictivo”.

La realidad es que buena parte de las entidades financieras han extendido esta práctica y el Banco de España considera que con esa actuación no se incumple la normativa de disciplina bancaria.

Además, el supervisor añade que no existe una disposición legal que establezca un determinado horario como obligatorio para que las entidades admitan ingresos y realicen pagos.

Por eso, si las entidades se decantan por prestar estos servicios en un determinado horario, el Banco de España insiste en que avisen al público de la existencia de estas limitaciones colocando carteles en las diferentes oficinas.

Sin embargo, la Defensora del Pueblo cree que “no es suficiente” con avisar con carteles y sostiene que esas decisiones deberían constar de modo expreso en las condiciones del contrato de cuenta corriente al tratarse de una limitación sustancial.

Pero las entidades argumentan que ponen un determinado horario para “evitar aglomeraciones en las oficinas” y “procurando dispensar un mejor trato a la clientela bancaria”, un argumento que tira por tierra la Defensora del Pueblo.

“La realidad es que con estas limitaciones los ciudadanos no solo no tienen un mejor trato, sino que provoca importante trastornos, en cuanto a pérdida de tiempo, entre aquellos que tienen que hacer frente al pago de las facturas de luz, gas, teléfono, ingresos en la cuenta de las comunidades de propietarios, renta de alquiler, etc.”

De ahí que Becerril abogue por que el Banco de España y la Secretaría General del Tesoro y Política Financiera del Ministerio de Economía y Competitividad adopten las modificaciones legislativas oportunas con el fin de hacer efectiva la obligación que tienen contraída las entidades con los clientes y permitan los pagos durante todo el horario que permanezca el establecimiento abierto.

Por lo general, la Defensora del Pueblo cree que los ciudadanos se encuentran “indefensos” ante las actuaciones de las entidades financieras y el Banco de España “no ha servido para solventar los problemas denunciados por los clientes”.

No se tiene constancia de procedimientos sancionadores a las entidades financieras que se hayan desviado de las buenas prácticas bancarias y usos financieros, añade en su informe.

La Defensora del Pueblo advierte de que cuando los usuarios acuden al Servicio de Reclamaciones del Banco de España difícilmente obtienen un informe favorable que, aunque no sea vinculante, les serviría para acudir a los tribunales con más seguridad.

De ahí que ella abogue por un mercado transparente y más equilibrado entre ambas partes, para lo cual es necesaria la protección de los derechos de los usuarios y una información clara y concreta.

“La oscuridad ha beneficiado a las entidades bancarias en detrimento de los ciudadanos, que no han encontrado respuesta en el regulador”, sentencia.

La OMIC recomienda ante estos hecho, solicitar las hojas de reclamaciones para su traslado tanto al Defensor del Cliente como al Banco de España, con la intención de solicitar la emisión de dichas prácticas.