Realejo Bajo

Realejo Bajo cuenta con el casco histórico mejor conservado del municipio. En el destacan todos los elementos arquitectónicos de la Hacienda de Los Príncipes, con la Ermita de San Sebastián el viejo Molino de Agua y los edificios de la Parra Alta y Baja. Tres empinadas calles, las del Medio, Cruz Verde y Los Molinos, comunican el centro con el cementerio de San Francisco, donde se ubicó el antiguo Convento de Santa Lucía y en el que destaca desde hace unos siglos, uno de los dragos más bellos y mejor conservados de las Islas.

En el centro histórico se levanta la Iglesia de La Concepción, un edificio de tres naves comenzado a construir en los primeros años del siglo XVI, que encerraba hasta el pavoroso incendio de 1978, valiosos retablos e importantes obras de imaginería de prestigiosos escultores.

Entre sus festividades destacan las de San Sebastián, última semana de Enero, las fiestas mayores en honor a la Virgen de Los Afligidos, tercera semana de Agosto, la festividad del Cristo de la Redención en Septiembre, las de San Francisco, en la barriada del mismo nombre, y nuestra Señora del Rosario en la primera semana de octubre.

A principios de Agosto se desarrolla “Realexo” un espectáculo que recrea el nacimiento y desarrollo de Los Realejos a través de los personajes que han protagonizado su historia a lo largo de cinco siglos y en la que participan más de 200 personas entre actores y figurantes. Cuenta con centro cultural donde se ubica además una pequeña biblioteca, un campo de fútbol siete y cuatro zonas de esparcimiento, las plazas de la Iglesia, Domínguez Afonso, San Sebastián y San Francisco.