Implantación de red de aguas pluviales en calle La Alhóndiga

Obras

El Ayuntamiento pone solución al desbordamiento por lluvias en la calle La Alhóndiga de San Agustín.

Destina 34.650,27 euros para mejorar la recogida de pluviales procedentes de las calles La Unión y Las Tenerías

El ‘Plan de Barrios 2011-2015’ emprendido por el equipo de gobierno realejero permitirá con un presupuesto de 34.650,27 euros poner solución al desbordamiento de aguas pluviales que se produce en la calle La Alhóndiga de San Agustín por su confluencia con las calles de gran pendiente La Unión y Las Tenerías.

Las obras darán comienzo este lunes, día 18 de agosto, y afectarán de manera inicial al tráfico rodado con corte de la vía entre el puente del barranco de Godínez y el cruce con la calle La Unión, con lo que el acceso a Realejo Bajo ha de hacerse por San Vicente y el acceso a San Agustín por la propia calle La Unión, no siendo posible desde Realejo Bajo. Con el paso de los días la actuación se prolongará hasta el cruce con la calle Siete Fuentes, resultando una superficie total de ejecución de 776,79 metros cuadrados.

Según el informe técnico que aporta la Unidad de Proyectos y Obras del Ayuntamiento de Los Realejos, que dirige Adolfo González, “actualmente no existe red de evacuación de aguas pluviales en este tramo de vía, lo que origina serios problemas por la acumulación de aguas de lluvia de varias desde varias de las calles adyacentes causando escorrentías e inundaciones en algunas viviendas”

Del mismo modo, por el regular estado de conservación del pavimento, con zonas asfálticas deterioradas y degradadas, así como por la propia implantación y dotación de canalizaciones en los bordes de la calzada, se hace necesario integrar en el proyecto la repavimentación de todo el tramo de la vía afectado.

El alcalde de Los Realejos, Manuel Domínguez, pide “disculpas por las molestias” e indica que “permanezcan atentos a las señalizaciones, pues habrá modificaciones en la circulación del tráfico durante unos días, pero se debe aprovechar las fechas de verano para ejecutar este tipo de actuaciones en las que hay menos vehículos y menos posibilidades de lluvia”. Se estima un plazo de ejecución no superior a un mes.

Domínguez destaca y agradece “la paciencia que están teniendo los vecinos de todo el entorno de Realejo Bajo que no sólo han soportado el largo proyecto de remodelación del entorno histórico, sino aquellas pequeñas mejoras que también se han considerado necesarias desde su Ayuntamiento y que vienen a resolver las hasta ahora olvidadas redes de abastecimiento y las de evacuación de aguas pluviales o fecales, según ha correspondido”.